Food Trends 2018

Food Trends 2018

Existen tendencias en moda, estética, decoración… y la alimentación, no iba a ser menos.

Como todos los inicios de año, los gurús de la gastronomía se lanzan a vaticinar qué es lo que comeremos y beberemos en los próximos doce meses. Así, revisando las previsiones de los últimos años, vemos como estas han ido evolucionando desde los cupcakes, fondat y frosting cargados de azúcar y calorías, al locurón vegano y por el “healthy food” que nos ha inundado en el último año.

Desde Oído Cocina Radio hemos hecho un compendio de varias listas de estos cazadores de tendencias gastronómicas, para que estéis al día de todo y podáis fardar delante de vuestro cuñado, “el listo” que todo lo sabe, en la próxima comida familiar.

Ni vegetarianos, ni carnívoros: llegan los flexitarianos

Todos tenemos la típica amiga que es vegetariana, pero que cuando le pones un plato de jamón delante, lo deja más reluciente que la calva de Don Limpio. Pues has de saber, que las personas que optan por una alimentación mayoritariamente vegetal, sin renunciar al consumo de carne, pescado o productos animales de vez en cuando, se denominan flexitarianos. Son personas que no se atreven a ser vegetarianos estrictos, que quieren una cierta flexibilidad en esa dieta, la cual siguen por preocupación por el medio ambiente, el bienestar animal y el cuidado de su salud.

Camarero, hay una mosca en mi sopa…

Y no, no es que haya caído accidentalmente: en 2018 se van a empezar a ver alimentos elaborados con insectos.

La industria alimentaria se ha dado cuenta que grillos, escarabajos o cualquier otro artrópodo, puede ser una buena fuente de proteína ( de 15 a 70 g. de proteínas por cada 100 g. de insecto) y no te extrañe que en breve, empieces a comer galletas elaboradas con harina de insecto…

Fermentando que es gerundio

Más allá del queso, yogur, cerveza, vino… llega una nueva remesa de alimentos fermentados a nuestras mesas.

Nos vamos a olvidar de consumir probióticos de la farmacia y los sustituiremos por kimchi, kimuchi, o kombucha, entre otros. Estos alimentos están en alza y su consumo es cada vez mayor, ya que se ha demostrado que mantienen nuestra flora bacteriana intestinal sana y con ello,  pueden ayudarnos a combatir enfermedades e infecciones.

Ser un comeflores, está de moda

Si, si, cómo lo lees. En este año, prepárate para comer flores.

Lavanda, pétalos de rosa, hibisco, flor de saúco… se podrán añadir en todo tipo de preparaciones y platos, desde “lattes” a granola o malvaviscos.

Prepárate para que te echen un polvo

Hoy en día se añade matcha, raíz de maca, cacao y cúrcuma molida a todo y podemos encontrarlos desde en barras nutritivas hasta sopas y productos horneados. Y todos ellos tienen algo en común: se comercializan en polvo.

Prepárate: llegan los hongos de la felicidad

Y no, no son esos en los que estás pensando.

Los champiñones, las setas de cardo o los shitakes, tal y como los conocemos, están pasados de moda. Ahora se llevan hongos como el reishi y la chaga que se usan como ingrediente de bienestar, y podemos encontrarlos en bebidas como el café y el té.

Adiós ceviche, hola falafel

Los estudiosos en la materia predicen que la gastronomía que lo va a petar este año, va a ser la proveniente de Medio Oriente. La mayoría ya hemos probado el hummus, el pita y el faláfel, pero habrá que preparar el paladar a especias como la harissa, el cardamomo y el za’atar, y a platos como el shakshuka.

Queremos saber qué comemos

Los consumidores, hoy más que nunca, estamos exigiendo información sobre los alimentos que ingerimos y los fabricantes, han respondido con una gran cantidad de etiquetas y de información: libres de transgénicos, criados responsablemente, comercio justo… En breve, nos entregarán una enciclopedia británica con cada bote de judías que compremos.

Marchando una de proteínas… vegetales

Hasta hace nada, las proteínas de origen vegetal, eran solo para vegetarianos y veganos. Pero los avances en la tecnología alimentaria están permitiendo elaborar productos como las hamburguesas a base de plantas, la leche y yogur de nueces… siendo estos, además, atractivos incluso para los consumidores de carne y lácteos más entusiastas que quieren mejorar el bienestar animal, el medio ambiente o su salud.

Comeremos basura… pero de verdad

De un extremo al otro, de la raíz al tallo, este año se va a reducir la generación de desperdicios de alimentos por parte de la industria alimentaria y la hostelería. Lo que se denomina como trashcooking, se está popularizando entre ellos y están comenzando a utilizar partes de plantas o animales que antes se consideraban basura. Así que ya sabes, no te extrañes si ves en la carta de un restaurante unas cáscaras de sandía en escabeche.

¿Y tú que opinas? ¿Has probado ya alguna de las tendencias de este año?

Leave A Comment

*